Ser vegetariano: ¿cómo empezar?

Existen muchas razones para ser vegetariano. Algunas personas lo hacen para mejorar su salud, mientras otras están preocupadas por el trato a los animales o desean un menor impacto ambiental.

Los motivos son diversos y dependen de cada persona pero cuando nos animamos a ser vegetarianos tenemos miedo a llevar una dieta aburrida o poco variada, sin embargo una dieta vegetariana es tan interesante como la quieras hacer.

Nuestro primer consejo para que pases a ser vegetariano es que acudas a un nutriólogo para que te guíe en el cambio durante los primeros meses. Para que el cambio de dejar de comer carne y pescado no sea tan radical, es aconsejable que lo hagas gradualmente, teniendo una “última cena” con el ingrediente en cuestión y decidiendo no comerlo de nuevo. Debe ser un proceso paulatino, gradual, y muy cuidado para no caer en la tentación de comer después carne.

Finalmente, infórmate sobre nuevas recetas, compra libros especiales, busca en Internet. Cuando te acostumbres a una dieta vegetariana, estarás incorporando más variedad de alimentos que antes. Tanto los libros de cocina vegetariana como los sitios web enfocados en recetas vegetarianas te proporcionarán gran inspiración en las comidas de tu día a día. De esta manera, la comida vegetariana es una excelente forma de probar nuevos y deliciosos alimentos en los que no habías pensado antes. Alimentos sustitutivos que estarán a la altura de carnes, pescados y huevos, entre otros.

Una vez te hayas informado, empieza a comprar los ingredientes necesarios para realizar las recetas encontradas. Descubrirás una gran variedad de alimentos vegetarianos disponibles. Además, existen algunos lugares, ferias o festivales vegetarianos que puedes visitar y probar todo tipo de comidas diferentes.

Y para ir abriéndote boca, te adelantamos que las legumbres son un aliado indiscutido para los vegetarianos, ya que aportan todo lo que tu cuerpo necesita: lentejas, garbanzos o frijoles son ideales para ensaladas, salsas, platos elaborados, etc.

Las semillas son también muy recomendadas, en sopas, ensaladas, tartas o zumos podrás consumirlas. Sin olvidar las setas, que contienen vitamina D y están presentes en muchas recetas sin carne. Y los frutos secos, como tentempié te vendrán de maravilla.

La cocina vegetariana se presenta como un mundo nuevo y desafiante. Toma clases. Consigue libros y revistas. Prueba recetas nuevas. Sé creativo. Diviértete haciéndolo. ¡Comprueba que las comidas sin carne no sólo son posibles, sino ilimitadas!

Valora esta página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *