La fuerza del Wellness empresarial

El estado físico, mental y emocional de los empleados de hoy en día en muchas empresas está empeorando a pasos agigantados. Recuperar y potenciar la energía de los trabajadores de un negocio es posible gracias al wellness empresa, un método que consiste en cuidar nuestra alimentación, hacer ejercicio físico y trabajar la resiliencia y la dialéctica emocional para llegar a ser más productivos y sentirnos mejor con uno mismo.

El wellness empresarial, método aplicado ya en muchos negocios, tiene que ver con impactar positivamente en la calidad de vida de los profesionales. Es decir, que la empresa se ocupe de que la vida de sus empleados sea mucho mejor precisamente por trabajar con ellos. ¿Cómo? cambiando algunas costumbres o rutinas poco saludables de los empleados, para que vivan mejor y, en definitivas, trabajen mejor.

La ausencia de salud –porque estamos enfermos, nos encontramos mal, faltos de energía, disgustados, con emociones negativas o con problemas de salud de cualquier tipo- provoca que no podamos comprometernos e implicarnos del todo porque nos falta fuelle, empuje e intensidad.

Es por esto que la energía física, mental, emocional y espiritual con la que hacemos cualquier cosa, y no el tiempo, la clave para conseguir grandes resultados:

  • La espiritual es la que nos da la fuerza, la intensidad que le dedicamos a algo
  • La mental nos permite enfocar y concentrarnos en nuestro objetivo
  • La emocional hace referencia a la calidad con la que desempeñamos cualquier tarea mientras que la física se centra en la cantidad.

La manera de trabajar estas dimensiones en el wellness empresarial consiste en:

  • Aumentar la energía física de los empleados a través del cuidado de la alimentación, el ejercicio físico o la regulación del sueño.
  • Trabajar la resil
  • iencia, la dialéctica emocional y la autoregulación para una mayor motivación.
  • Trabajar la flexibilidad mental aprendiendo a gestionar el tiempo, regulando los descansos e identificando los pensamientos y creencias limitantes.

A continuación os presentamos los beneficios principales encontrados de esta nueva tendencia:

Para la Empresa:

  • Mayor productividad de los empleados.
  • Menor ausentismo laboral.
  • Más concentración de los trabajadores y mejores resultados.
  • Incremento de interés y mayor implicación.

Para los empleados:

  • Disminuye factores de riesgo relacionados con la obesidad, hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc.
  • Disminuye la oportunidad de accidentes laborales.
  • Reduce el estrés laboral.
  • Disminuye problemas relacionados con el sedentarismo.
  • Alivia la tensión muscular y disminuye la fatiga visual.
  • Reduce la aparición de contracturas y dolores de cabeza.
  • Mejora el estado anímico y mejora humor.

Y a vosotros, ¿Qué os parece esta nueva filosofía?

Valora esta página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *