EJERCICIO FÍSICO DURANTE EL EMBARAZO

Muchas son las futuras mamás que se preguntan si pueden o no hacer ejercicio durante el embarazo. La respuesta es SÍ, vean los motivos.

Elegir hacer ejercicio durante el embarazo es una de las mejores decisiones, tanto para la mamá como para su bebé. Un nivel moderado de actividad física ayuda a mantener una adecuada aptitud cardiovascular, respiratoria y muscular durante el embarazo, mientras que proporciona beneficios mentales y emocionales.

¿Por qué lo recomendamos?

El ejercicio fortalece los huesos, construye músculo, proporciona una sensación de mayor energía, aumenta la flexibilidad y ayuda a controlar el peso. El ejercicio fortalece el corazón y disminuye el colesterol, reduciendo el riesgo de enfermedades del corazón. Además ayuda a sentirse mejor mentalmente; estar menos estresados, deprimidos o ansiosos.

Las mujeres que inician programas de ejercicio temprano en el embarazo experimentan menos problemas durante el embarazo:

  • Las mujeres que hacen deporte o actividad física durante el embarazo son menos propensas a tener partos por cesárea o partos vaginales operativos.
  • El parto en sí es mucho más corto ya que se reduce el estrés fetal agudo causado por la presencia de cualquier líquido amniótico (muestra de que el bebé puede no estar recibiendo suficiente oxígeno). Además evita los patrones de frecuencia cardiaca fetal anormal (lo que indica que el bebé se tensiona), o puntuaciones de Apgar deprimido (una forma rápida de evaluar la condición del recién nacido al nacer).

A continuación, un resumen de los beneficios del ejercicio durante el embarazo:

  • Reduce el riesgo de dolor de espalda y lumbalgias.
  • La realización de ejercicio alivia algunas de las sintomatologías comunes en las embarazadas como los edemas de extremidades.
  • A nivel fetal, también existen algunos beneficios, como una reducción de la tasa de grasa corporal en el recién nacido, que se mantiene en etapas posteriores.
  • Aumenta el bienestar físico y psicológico de la madre, y le ayuda a encontrarse más activa, con un cuerpo más flexible y en forma. Además mejora la circulación y aumenta la resistencia, facilitando el no ganar más peso del recomendado.

 

Un programa de actividad física bien estructurado y acompañado de una nutrición adecuada es clave para la salud materno-fetal durante el embarazo e incluso es beneficioso para la madre en el momento del parto, por lo que en Estilo y Bienestar no aconsejamos renunciar a su práctica.

Valora esta página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *