DIETA MEDITERRANEA, vitaminas para tus neuronas

Según los resultados de un estudio publicado en la revista “Neurology”, aseguran que la dieta mediterránea favorece un envejecimiento cerebral más saludable y una menor pérdida de neuronas.

El estudio

El estudio de la revista Neurology ha determinado que un mayor consumo de pescado y un menor consumo de carne se asociaba a un mayor tamaño del cerebro y que, la diferencia del volumen cerebral entre las personas que seguían una dieta mediterránea y los que no, se mantuvo durante cinco años de envejecimiento.

“En mayores cognitivamente sanos, hemos sido capaces de detectar una asociación entre una mayor adherencia a una dieta mediterránea y mejores medidas de sus cerebros”, ha destacado Yian Gu, autor de la investigación.

Que es la dieta mediterránea

La dieta mediterránea es un patrón alimentario que tiene múltiples beneficios para la salud y que se complementa con la práctica de ejercicio físico en países colindantes con el mar Mediterráneo. Se trata de una dieta variada, sana y equilibrada; con bajo contenido en grasas saturadas y azúcares.

Las características principales de esta alimentación son un alto consumo de productos vegetales(frutas, verduras, legumbres, frutos secos), pan y otros cereales (siendo el trigo el alimento base), el aceite de oliva como grasa principal, el vinagre y el consumo regular de vino en cantidades moderadas.

Las legumbres y los cereales, las frutas y las verduras proporcionan la energía que necesita el cerebro para funcionar con normalidad, mientras que los lácteos, por el gran aporte de calcio, tienen un papel muy importante en funciones como el aprendizaje y la memoria.

Beneficios de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea, contribuye a bajar de peso, controlar la presión arterial y la hipercolesterolemia, y a atrasar el deterioro cognitivo. La práctica habitual de ejercicio físico también ofrece protección contra enfermedades crónicas como la diabetes o el Alzheimer.

El seguimiento de la dieta mediterránea, además de ayudar a controlar el peso e incrementar la sensación de bienestar físico, mejora el funcionamiento de diversos órganos, como el riñón y el corazón.

Si se potencia el consumo de frutas y verduras, pescado, aceite de oliva, un poco de vino y, si además, esto lo unimos a realizar algo de ejercicio y a fomentar las relaciones sociales estaremos llevando a cabo la mejor dieta neuroprotectora que se puede recomendar”, señala David Ezpeleta, miembro de la SEN.

Consejo

Para que nuestro cerebro funcione mejor es necesario llevar una dieta equilibrada. Lo adecuado es descansar un mínimo de 6h, realizar comidas frecuentes, naturales y nutritivas y, no muy abundantes.

Valora esta página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *